cabecera
    8 de diciembre de 2019

El 50,3% de viajeros que realizan viajes interurbanos lo hacen en autobús

(Imagen: Confebus).
Ampliar
(Imagen: Confebus).

El 50,3% de los viajeros que realizan desplazamientos interurbanos (excluido el automóvil) lo hacen en autobús, según la última estadística del INE. Por detrás, se sitúa el transporte ferroviario (46%), seguido por el aéreo (2,9%) y el marítimo (0,7%). O lo que es lo mismo, 2.900 millones de personas al año eligen el autobús para moverse por toda la geografía nacional. También es utilizado por más de 120 millones de turistas al año, lo que contribuye al desarrollo económico de zonas donde no es posible llegar en otros modos de transporte colectivo.

En ocasiones existe la percepción del autobús como un modo de transporte “antiguo y obsoleto” anclado en el pasado e incapaz de dar respuesta a las necesidades de un tipo de viajero, el del siglo XXI, más exigente, digitalizado y comprometido con una movilidad más sostenible y eficiente. Una visión absolutamente alejada de la realidad e injusta para un modo de transporte, que, si bien no ha contado con las mismas medidas de impulso que otros modos, como el ferroviario, ha sido capaz de “hacer sus deberes” y estar a la altura de lo que la sociedad demanda.

Si se quiere entender por qué casi 3.000 millones de viajeros usan el autobús cada año, la Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebus), da algunas razones:

- Capacidad de cohesión. El autobús es hoy una de las soluciones claras al problema de la “España vaciada”. En un contexto de pérdida de población en gran parte del país, el autobús es el modo más accesible en todo el territorio nacional. El autobús conecta diariamente 8.000 poblaciones. Prácticamente no hay ningún núcleo de población con más de 50 habitantes que no sea atendido al menos por una línea interurbana de autobuses con horarios, itinerarios y frecuencias establecidos. Su capilaridad le permite llegar donde otros modos no lo hacen para acceder a las poblaciones más recónditas a la vez que se viaja con todas las comodidades posibles.

- Seguridad. Es el transporte por carretera más seguro, la tasa de siniestralidad es la más reducida de los modos de transporte por carretera.

- Aliado del medioambiente. Es el modo socialmente más eficiente, al generar menos externalidades negativas (contaminación, ruido, cambio climático, accidentes, etc.) y el modo que menos emisiones contaminantes genera, 2,6 veces menos que el ferrocarril y seis veces menos que el automóvil. El desplazamiento en autocar evita anualmente la emisión a la atmósfera de cerca de cinco millones toneladas de CO2, descongestionando el tráfico en las carreteras.

- Calidad. Los usuarios valoran muy positivamente la calidad de los servicios regulares de ámbito nacional con una puntuación de 7,4 sobre 10. La flota de autobuses española es la más moderna de Europa.

- Económico y siempre disponible. Es tres veces más económico que el vehículo privado o el avión, dos veces más económico que el AVE y 1,3 veces más económico que el tren de larga y media distancia. En España las tarifas son comparativamente mucho más asequibles que otros países vecinos. Además, siempre hay disponibilidad de servicio. El cartel de “no hay billetes” no existe.

- Innovación. La digitalización es una realidad en la flota de autobuses españoles, tanto por el desarrollo de aplicaciones informáticas o webs que facilitan el acceso a la información de los usuarios del transporte (compra de billetes, horarios, tiempos de salida y llegada, ubicación del vehículo…) como por la incorporación a los vehículos de nuevas tecnologías como Wi-Fi, vídeo, pantalla individual, etcétera.

- Comodidad. Los autobuses actuales son cada vez más confortables y hacen del hecho de viajar un placer. Cuentan con butacas más anchas y cómodas, entretenimiento a bordo, WC, cafetería, sonido individual, etcétera.

- Accesibilidad. La mayoría de los vehículos (más del 54%) están ya adaptados para personas con movilidad reducida. El proceso de licitación de nuevos contratos, hará que este porcentaje sea del 100%.

- Capacidad. Los límites en cuanto a las dimensiones y pesos del equipaje no son tan exigentes como las de otros modos de transporte.

- Aportación. En 2018 el autobús aportó 5.679 millones de euros al PIB, mantuvo más 95.000 puestos de trabajo y contribuyó con 1.551 millones de euros a las arcas públicas. El turismo en autobús tiene una importancia estratégica muy relevante por su estrecha vinculación al hipersector turístico, que es la primera industria española. La promoción del turismo en autobús puede contribuir de manera muy efectiva tanto a los objetivos de política pública de reducción de emisiones como a una mayor competitividad de la oferta turística, dado que mitiga los problemas de última milla y supera las rigideces presentes en otros modos.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal

NEXOTRANS | Diario online de Información del Sector del Transporte

Grupo

NEXOTRANS.com es un Diario online del Grupo NEXO
© Copyright Grupo NEXO | ® Todos los Derechos Reservados
Contacto