cabecera
    10 de julio de 2020

YALE CELEBRA SU CENTENARIO

“La crisis puede provocar aumentos repentinos en la demanda”

Yale celebra 100 años de carretillas eléctricas con la ampliación de la gama de productos de ión-litio

(Imagen: Yale).
Ampliar
(Imagen: Yale).

Las soluciones de energías alternativas constituyen un área de rápido crecimiento en la industria de la manutención ahora que los clientes se guían cada vez más por el impacto medioambiental de los medios que eligen. Para Yale, la idea de soluciones de energía alternativas es un concepto que comenzó hace 100 años.

En 1920 Yale & Towne introdujo su primera carretilla elevadora eléctrica en el mercado de la manutención. Con este lanzamiento, así como con una nueva y amplia gama de equipos de manutención de materiales, la marca Yale había nacido oficialmente. Desde entonces, Yale ha seguido desarrollando de forma continua sus soluciones de energía, aplicando su filosofía de ‘People. Products. Productivity.’ para entender los desafíos a los que se enfrentan sus clientes y para ver la mejor manera de superarlos.

Con motivo del contexto excepcional en el que nos encontramos y de la celebración del centenario de la compañía, Yale ha explicado a NEXOLOG cómo están afrontando la situación provocada por el Covid-19 por qué es importante para ellos este año 2020.

Pregunta: ¿Cómo está afrontando Yale la crisis sanitaria?, ¿cómo os afectan las distintas fases del plan de desescalada y qué medidas se están tomando para paliar el impacto económico de la pandemia?

Respuesta: La seguridad y protección de la familia Yale, de sus clientes, de sus socios distribuidores, de sus asociados y de sus comunidades, constituyen las bases de nuestra organización. La propagación del Covid-19, conocido como coronavirus, sigue siendo una creciente preocupación por todo el globo, y nosotros estamos tomando precauciones adicionales para protegerle a clientes, a empleados y a las comunidades a las que servimos. Nuestro Grupo de Trabajo global sigue evaluando el impacto del Covid-19, lo que conlleva monitorizar el bienestar de nuestros asociados por todo el mundo, trabajar con nuestra cadena de suministro para identificar cualquier retraso potencial en la producción y mantener una línea de comunicación abierta y regular con nuestros distribuidores. Estas medidas garantizan que actuemos basándonos en la información más reciente y que preparemos planes de contingencia para navegar una situación muy dinámica.

Trabajar juntos para encontrar soluciones durante este tiempo ha sido crucial para nuestro equipo y nos ha permitido encontrar oportunidades para combinar nuestras nuevas formas de trabajar con la capacidad de atender el mercado y sus demandas. Para que sea posible reanudar las operaciones de producción, Yale ha trabajado estrechamente y en colaboración con los proveedores para minimizar las interrupciones en la cadena de suministro. Se han implementado procesos para que los proveedores puedan trabajar de manera segura durante las circunstancias actuales, mientras siguen cumpliendo los requisitos de suministro para las fábricas de Yale. A medida que la pandemia continúa evolucionando en diferentes países, Yale continuará ajustando sus procesos y políticas en consecuencia para proteger a su equipo y satisfacer las necesidades de los clientes. La compañía ha planeado un enfoque gradual para que su equipo más amplio regrese al trabajo que variará según los mandatos del gobierno, la ubicación, las necesidades comerciales y la salud y la seguridad.

P: ¿Se está haciendo o tenéis pensado introducir cambios en la red de centros de operaciones logísticas y plataformas regionales para garantizar la seguridad de trabajadores y clientes?

R: Nuestro grupo de trabajo global dedicado y nuestros socios distribuidores seguirán tomando medidas proactivas para reducir la exposición en nuestras instalaciones, manteniendo al mismo tiempo nuestro compromiso de darle servicio a clientes y sus negocios. Para ayudar a salvaguardar a nuestros equipos de personal, hemos establecido protocolos para reducir la exposición por medio de varias medidas preventivas de acuerdo con las recomendaciones CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades), incluyendo: suspender los viajes aéreos internacionales, limitar los viajes aéreos nacionales, pedir a los empleados que celebren reuniones virtuales, limitar los visitantes y animar a mantener el distanciamiento social siempre que sea posible. Aunque no podemos predecir el impacto total de la situación, estamos orgullosos del soporte que prestamos a nuestros socios distribuidores y a nuestros clientes mientras ellos mantienen este mundo en marcha. Sin ellos, muchas compañías no podrían mover medicinas, alimentos o los elementos esenciales necesarios durante estos críticos momentos.

P: ¿Alguna información adicional sobre vuestra ampliación de la gama de productos de ión-litio?

R: Previamente disponibles a través del Departamento Especial de Ingeniería de la compañía, las soluciones de ión-litio están ya disponibles como equipamiento estándar en toda la gama de carretillas eléctricas Yale, desde las carretillas contrapesadas de hasta 5,5t, a las transpaletas elevadoras con carretillero a pie y a bordo. Las baterías de ion de litio son una de las soluciones de energía más populares, con una gama de clientes que obtiene con ellas grandes beneficios en lo referente a una mayor productividad y mejores costes totales de propiedad. La solución de ion de litio ayuda a los clientes a optimizar su utilización en aplicaciones de turnos múltiples no siendo necesario entonces disponer de baterías de recambio ni cambiar las baterías. El espacio usado anteriormente para la carga de las baterías se puede utilizar ahora con fines más productivos, tales como espacio de almacenamiento o para producción.

“El uso de baterías de ion de litio ha tenido un rápido crecimiento a lo largo de los últimos años. Hay un mayor número de clientes que consideran comercialmente viable esta tecnología de baterías. Por ejemplo, las aplicaciones alimentarias y farmacéuticas se benefician del menor riesgo de vertidos químicos, y las aplicaciones de automoción, venta al por menor y logística cosechan las recompensas de utilizar una sola batería para operaciones de turnos múltiples”, comentaba respecto a ello Ivor Wilkinson, Solutions Manager de Yale. “La extensión de la gama de productos de ión-litio refleja el proceso de escucha y respuesta de Yale a las necesidades de nuestros clientes. Sin embargo, sabemos que las soluciones energéticas para los equipos de manipulación de materiales están en constante evolución. Es por ello que estamos permanentemente desarrollando nuestras opciones de energía e invirtiendo en nuevas tecnologías que nos permitan anticiparnos a las necesidades futuras de nuestros clientes”.

P: ¿Cómo creéis que saldrá el Sector Logístico de esta crisis y, especialmente, Yale?

R: A medida que los diversos escenarios de cierre se levantan gradualmente en Europa, el efecto en las cadenas de suministro puede ser inconsistente e impredecible, y podría conducir a aumentos repentinos en la demanda. Cualquier expectativa de que el levantamiento de las restricciones será suave y se distribuirá de manera uniforme en todos los sectores industriales y países es errónea. Ciertas industrias tendrán una reapertura gradual, mientras que varios gobiernos confirman qué empresas se consideran “esenciales” y, por lo tanto, pueden reanudar. Hasta ahora, los sectores de fabricación y almacén han visto una gran demanda de harina, tinte para el cabello, jacuzzis y productos de papel, entre otros.

Los pasatiempos tradicionales y saludables han aumentado, con un regreso a la panadería, los juegos de mesa y la jardinería. Los sitios de redes sociales están llenos de esfuerzos de bricolaje de paletas sobrantes que se convierten en asientos de jardín, bares y macetas de bricolaje. Como resultado de los cambios en la industria alimentaria, otras actividades caseras incluyen comidas inspiradas en cadenas de comida rápida, con envases hechos por los padres.

P: Como curiosidad, ¿alguna estadística interesante que os haya llamado la atención o dato que haya variado durante el Estado de Alarma en vuestra marca?

R: Lo que esperamos ver es un gran aumento de la demanda de los consumidores para volver a la “vida normal” tanto como sea posible. Nuestra predicción es que habrá un aumento en la demanda de asientos y muebles exteriores adicionales para uso comercial; vinos y licores de lujo en el sector de bebidas; paint (que ha sido difícil acceder en línea); equipo de campamento; artículos a gran escala para la entrega, por ejemplo equipos de gimnasia; o pedido directo de aplicaciones.

Este auge en la actividad intensificará la cadena de suministro, resultando en la necesidad de soluciones confiables para el manejo de materiales, alquiler de montacargas, camiones VNA para mover productos de estanterías de segundo y tercer nivel en unidades de almacenamiento ocupadas. Muchas empresas buscarán complementar sus flotas de manejo de materiales existentes con camiones usados ​​reacondicionados de fuentes confiables, o pueden estar buscando agregar nuevos camiones diseñados para aplicaciones de menor intensidad.

Cien años de vida

P: ¿Qué importancia tiene este año para Yale?

R: La extensión de la gama de productos ión-litio inaugura un año importante por Yale que celebra dos centenarios en 2020: 100 años desde la introducción de la primera carretilla elevadora eléctrica y el comienzo de la marca Yale. En 1920 Yale & Towne presentó al mercado de manutención suprimera carretilla elevadora eléctrica. Con la comercialización de esta carretilla, junto con una amplia gama de nuevos equipos de manutención, nacía oficialmente la marca Yale.

P: Hitos de la compañía.

R: Principalmente, las soluciones eléctricas y de energías alternativas han jugado un importante papel en la historia de Yale: en 1920 Yale & Towne lanzó una nueva carretilla de elevación baja con plataforma propulsada con baterías. En la década de 1930, Yale desarrolló innovaciones tales como la dirección asistida, las carretillas con control central, la dirección con ruedas orientables y el uso de aislamiento de silicio deClase H, de alta resistencia térmica, en motores eléctricos.

Por otro lado, en 1964 se produjeron más innovaciones cuando Yale introdujo la primera carretilla elevadora eléctrica controlada por medio de un Rectificador Controlado de Silicio (SCR). Ya en 1974 Yale abrió su planta de producción de carretillas eléctricas en Greenville, Carolina del Norte. Y, en 2009, se realizó la introducción de una nueva generación de carretillas contrapesadas eléctricas.

P: Por último, ¿hacia dónde camina Yale tras esta situación excepcional (digitalización, reincorporación de trabajadores, reducción de emisiones, etcétera)?

R: La introducción de nuestras nuevas carretillas para aplicaciones de baja intensidad permite en mayor medida a todos los clientes identificar la carretilla elevadora Yale correcta para sus requisitos específicos. En el núcleo de estas nuevas carretillas se encuentra la misma filosofía de Yale de altos niveles de seguridad de funcionamiento, facilidad de servicio, ergonomía, productividad y bajo coste de propiedad que constituyen la esencia de la totalidad de nuestra gama. Gracias a la extensión de la gama de Yale incluye dos nuevas carretillas de almacén, el apilador de operario a pie MS15UX y la transpaleta de plataforma MP20XUX, y dos nuevas carretillas contrapesadas, la GP20-35UX y la carretilla eléctrica de cuatro ruedas ERP15-35UX, nos complace ofrecer una solución simplemente eficiente a nuestros clientes.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal

NEXOTRANS | Diario online de Información del Sector del Transporte

Grupo

NEXOTRANS.com es un Diario online del Grupo NEXO
© Copyright Grupo NEXO | ® Todos los Derechos Reservados
Contacto