Click to Open Login Modal
www.nexotrans.com

Rafael Prieto, director de Peugeot-España, aboga por la articulación de ayudas del tipo Plan VIVE

El máximo responsable de la filial española considera que ‘lo coherente es un plan de ayuda a largo plazo’

martes 01 de febrero de 2011, 01:00h

El director general de Peugeot-España, Rafael Prieto, ha asegurado que en la actual coyuntura tienen más sentido las ayudas tipo Plan VIVE, "porque se trata de una iniciativa más expuesta a la microeconomía que a la macroeconomía".

Prieto ha puntualizó, en declaraciones a la agencia Efe, que una reedición, en las actuales circunstancias, de unas ayudas en la línea del Plan 2000E "sí tendrían un pico de demanda, pero no duraría mucho". Para el directivo de la filial española de la marca francesa del Grupo PSA, "lo coherente es un plan de ayuda estatal a largo plazo, ya que es lo que necesita el mercado. No puede ser de quita y pon, porque lo único que hace es generar incertidumbres".

Prieto es partidario de que, ante la situación del mercado se abra un gran debate sectorial para "estudiar cómo queremos que sea el automóvil en España desde todos sus ángulos". El directivo ha apuntado que "el sector no puede seguir abordándose desde la estrategia del ¿qué hay de lo mío" sino desde el ¿qué hay de lo nuestro?. Se dice que hay mucho interés contrapuesto y no creo que sea así, pues todo es un suma y sigue".

El ejemplo alemán

Para Prieto, el nuevo modelo de producción es una simbiosis entre exportación y consumo local, que debe variar en el tiempo en función de las coyunturas económicas. El paradigma de esta exposición es, a su juicio, la industria alemana, que "ha conseguido hacer una gran industria de la automoción, es un referente en la exportación y en la demanda interna, con una capacidad innovadora importante y competitiva ante situaciones extremas como las de hoy. Cuando el modelo existe lo más sencillo es copiarlo".

Prieto entiende que las decisiones sobre inversiones se adoptan "observando modelos de comportamiento lógicos y ningún empresario decide por criterios pasionales". La ofensiva comercial a base de grandes promociones y descuentos, en un contexto general, según Prieto, está en una fase de alejamiento porque "todo el mundo empieza a entender que las ofertas por las ofertas dejan de aportar valor al consumidor y al final se toma conciencia de que es un dinero estéril".

A pesar de defender políticas comerciales agresivas en determinadas circunstancias de mercado, porque forman parte del debate comercial, Prieto considera que "toda la industria y el propio consumidor tiene que devolverle al vehículo el valor real. Creo que un sistema de espiral infernal de descuentos tiene su límite y no hay actividad que pueda resistir estas estrategias de descuentos
ilimitados".