Click to Open Login Modal
www.nexotrans.com

ESTUDIO

Los conductores españoles pagan un 10% más en su seguro del coche por culpa del fraude

Según el estudio de Línea Directa, el número de intentos de estafa ha crecido más de un 30% en el último año

jueves 14 de julio de 2011, 01:00h

La alta tasa de paro, superior al 20%, el descenso de las matriculaciones de vehículos a mínimos históricos y el envejecimiento del parque, han contribuido de manera decisiva a que el fraude se haya disparado, según el primer Barómetro sobre el Fraude en el Seguro de Autos presentado por Línea Directa en Madrid.

Para la elaboración de este informe, se han analizado más de 23.000 casos fraudulentos registrados por la compañía en los dos últimos años de una cartera total de casi 1,7 millones de clientes. El 75,3% del fraude total detectado el año pasado en el sector de los seguros perteneció al ramo del automóvil, de acuerdo con los últimos datos de ICEA. Un fraude que Línea Directa estima en unos 780 millones de euros anuales, una cifra superior a la facturación anual de la gran mayoría de las aseguradoras del país.

De acuerdo con los datos de la compañía, esto supone que cada asegurado paga anualmente más de un 10% en su póliza por culpa de los conductores que estafan al seguro. Un ejemplo: para un seguro a Terceros —el más habitual en tiempos de crisis— un conductor paga una prima media de 230 euros, de los que 25 euros corresponderían a los costes asociados al fraude.

Alrededor del 95% de los engaños se localiza en los seguros de coches, frente al 5% de las motos. Los colectivos más afectados por la crisis son también los que más fraude registran. En este sentido, los jóvenes menores de 26 años representan el 38,5% del total del fraude, seguidos de las empresas con flotas de coches, especialmente las pymes, con un 28,2%. Aunque lo que más preocupa a las compañías de seguros es el fraude organizado que, en algunos casos, se perpetran en connivencia con determinados proveedores, como talleres de reparación, peritos, médicos o abogados, además de bandas especializadas en estafas a gran escala. En este sentido, aunque el número de partes fraudulentos de bandas organizadas sea menor, la cuantía económica que suponen es mucho mayor.

Por tipología del siniestro fraudulento, los daños materiales son mucho más frecuentes que los daños corporales. La frecuencia de fraude material alcanzó un 96,1% del total y los fraudes de daños corporales un 3,9%, aunque su coste medio es de mayor envergadura.

Mapa del fraude en España

Línea Directa también ha querido analizar la dimensión real de esta práctica delictiva en España, dibujando un mapa del fraude en nuestro país. Para establecer un índice ponderado y proporcional, ha registrado todos los casos de fraude de los dos últimos años cruzando los datos con el total de siniestros declarados y la frecuencia de fraude en cada provincia. Según los resultados de este barómetro, de media, dos de cada cien siniestros declarados en España son una estafa.

Teniendo en cuenta las 50 provincias que componen nuestro país, Granada (3,09%), Ciudad Real (2,86%) y Málaga (2,8%) son las regiones donde esta práctica es más habitual, mientras que Ávila (0,19%), La Rioja (1,46%) y Albacete (1,49%) tienen los índices más bajos.