Click to Open Login Modal
www.nexotrans.com

El Consejo Europeo permite a la Comisión Europea iniciar negociaciones para el libre comercio con Japón

miércoles 05 de diciembre de 2012, 01:00h

En caso de aceptarse el tratado de libre comercio con Japón, ACEA y Deloitte dicen que será perjudicial para Europa, aumentando únicamente el número de importaciones de la UE procedentes de Japón y no se verá compensado por las exportaciones al país oriental como ya ha sucedido con Corea del Sur.

La Asociación de Fabricantes Europeos de Automóviles (ACEA), comunica su postura cautelosa frente al comunicado del Consejo Europeo respecto a la posible creación de un tratado de libre comercio con Japón. Por el momento, dicho organismo, ha pasado la propuesta a la Comisión Europea para que se encargue de las negociaciones personalmente.

ACEA no está conforme con un posible acuerdo de libre comercio con el país oriental e indica casos similares como el sucedido con Corea del Sur, para avisar de los posibles riesgos existentes si finalmente se produce. Según Ivan Hodac, secretario general de ACEA: "Los estudios independientes han demostrado que este acuerdo es una calle de sentido único en cuanto a la industria del automóvil."

La empresa Deloitte también ha realizado un estudio donde se indica que, de darse el acuerdo, las exportaciones de la UE de automóviles podrían incrementarse en unas 7.800 unidades para el 2020, mientras que las exportaciones japonesas a la UE alcanzarían las 443.000 unidades.

La propuesta de ACEA es que se proteja el mercado del automóvil europeo, que es un pilar para la economía y que no contaría con un acuerdo justo para poder competir con los automóviles japoneses. Por ello se tiene que asegurar al sector automovilístico que, en caso de firmarse el acuerdo, los vehículos que se fabrican en la UE serán aceptados en Japón sin necesidad de hacer pruebas adicionales, además de ofrecer a los coches de tamaño reducido las mismas condiciones que al japonés Kei-cars, que son los únicos que gozan de beneficios fiscales para impedir las importaciones en un 35% del mercado nacional.

El secretario general de ACEA también dijo que, "sin la eliminación efectiva de las principales barreras arancelarias y un mecanismo para evitar la introducción de otras nuevas, Europa no debe proceder a la reducción de sus aranceles".