Click to Open Login Modal
www.nexotrans.com
Iniciativa de desvío obligatorio de camiones a la AP-68, al prohibirse su circulación por las N-232 y N-124.
Iniciativa de desvío obligatorio de camiones a la AP-68, al prohibirse su circulación por las N-232 y N-124.

La DGT incumple su compromiso con el tráfico de camiones

miércoles 21 de marzo de 2018, 07:00h
No se establecen excepciones a la prohibición de circulación en las carreteras nacionales para el repostaje o la realización de las pausas obligatorias, ni su desvío obligatorio a los peajes en la resolución anual de restricciones a la circulación de camiones para 2018.

Tras la resolución se esperan más restricciones en el resto de carreteras nacionales


El Comité Nacional de Transporte por Carretera ha elevado un escrito de queja al director general de Tráfico, Gregorio Serrano, exigiendo la inmediata rectificación de la resolución anual de restricciones a la circulación de camiones para 2018, al no cumplirse su compromiso de flexibilizar la prohibición de circulación en las carreteras nacionales y su desvío obligatorio a autopistas de peaje.

Tras lo acontecido el pasado mes de diciembre, cuando entró en vigor la primera iniciativa de desvío obligatorio de camiones a la autopista de peaje AP-68, al prohibirse su circulación por las nacionales N-232 y N-124 a su paso por La Rioja; el CNTC recurrió judicialmente en enero ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, admitiéndose a trámite por implicar una imposición tributaria encubierta al Sector del Transporte por carretera.


Mayor duración y costes


Tras la nueva resolución anual, se esperan más restricciones en el resto de carreteras nacionales. Esto ocasionaría, como sucede ya en la N-232 y N-124, importantes perjuicios a los transportistas privándoles de sus puntos de repostaje habituales con precios inferiores a los de las autopistas de peaje, o bien para realizar las pausas obligatorias a la conducción. Las entregas en puntos de la nacional restringida obligan a los transportistas a realizar un recorrido más largo al no permitirles tomar la salida más próxima, lo que supone un incremento del precio del carburante, el peaje y el tiempo de conducción.