Click to Open Login Modal
www.nexotrans.com

Un juzgado de Jaén da la razón a UGT en el contencioso que mantenía con Transportes Cobo por un ERE de 2011

Así se manifiesta en un comunicado emitido por la Federación de Transportes, Comunicaciones y Mar del sindicato

miércoles 27 de noviembre de 2013, 01:00h

El sindicato denunció que la empresa de transportes disponía de recursos económicos en empresas inmobiliarias para afrontar las indemnizaciones de los trabajadores despedidos. Para UGT, la decisión del juzgado compensa a los trabajadores de la empresa y restituye la legitimidad de unas reivindicaciones ‘justas’

Protesta de trabajadores.
Protesta de trabajadores.

Según un comunicado emitido por la Federación de Transportes, Comunicaciones y Mar de la Unión General de Trabajadores (UGT), el juzgado de primera instancia número cuatro y de lo mercantil de Jaén ha dado la razón a UGT en el contencioso que este sindicato mantenía con Transportes Cobo a propósito de las irregularidades financieras que motivaron que la empresa no asumiera su responsabilidad económica para con los 272 trabajadores afectados por el expediente de regulación de empleo suspensivo que se llevó a cabo en el año 2011 cuando Transportes Cobo se declaró en concurso de acreedores.

En su momento UGT, según el comunicado, denunció que la empresa contaba con un importante patrimonio inmobiliario a través de otras entidades cuyos gestores y dueños eran los mismos que en Transportes Cobo, entidad aparentemente descapitalizada que, sin embargo, estaba ligada en lo económico y en lo familiar a la Inmobiliaria Hermanos Cobo. Para UGT resultaba obvio que los dueños de la empresa Transportes Cobo podían y debían asumir el pago a sus trabajadores con los recursos que les proporcionaban otras empresas solventes del mismo grupo, como la  inmobiliaria.

Sobre la sentencia

El documento emitido por UGT refleja que la sentencia señala que la empresa es directamente responsable del retraso sufrido por los trabajadores para acceder al desempleo al no favorecer la extinción de todos los contratos mientras estaba en situación concursal. Este hecho suponía, según el sindicato, que la empresa no pagaba los salarios, dejando a los trabajadores en un estado de desesperación “pues ni cobraban el paro ni cobraban salarios”, con el agravante de que los dueños de Transportes Cobo se ahorraban mensualmente en este concepto la cantidad de 140.000 euros.

Por otra parte, la sentencia, aseguran desde UGT, también les reprocha que actuaran de ‘mala fe’ durante todo el conflicto laboral, especialmente al impugnar el auto dictado por la autoridad laboral competente, que beneficiaba a todas las partes en conflicto al ampliar el ERE suspensivo a la totalidad de la plantilla y hasta la extinción de los contratos de trabajo, evitando así a la empresa la generación de costes salariales y permitiendo a los trabajadores cobrar el desempleo. Sin embargo, Transportes Cobo  impugnó este auto, según el comunicado, "actuando con manifiesta mala fe y dilatando los plazos procesales con las negativas consecuencias que se derivaron para los trabajadores”.