www.nexotrans.com

Ley Macron

La ley Macron entró en vigor en julio de 2016 y se creó con el propósito de respetar los derechos de los trabajadores extranjeros en Francia en el Sector del transporte. De estar forma, los transportistas extranjeros se ven obligados a presentar un certificado de desplazamiento en francés y a designar un representante francés.

LEGALIDAD

La nueva regulación entró en vigor el pasado 1 de julio

La Ley Macron establece que todas las empresas transportistas que pretendan desplazarse a dicho país para realizar transporte internacional o interior (cabotaje) deberán llevar a bordo de los vehículos de transporte la documentación obligatoria acreditativa de que el conductor asalariado percibe el salario mínimo establecido en el país galo, lo que debe justificarse mediante el certificado de desplazamiento, en el que figuran los datos de la empresa transportista, del conductor, su retribución salarial y una copia del contrato.

INCERTIDUMBRE

La incertidumbre y el caos burocrático generado por Francia ante la inminente entrada en vigor de la Ley de salario mínimo es inasumible para el sector

ASTIC prepleja ante la puesta en marcha de la ley del salario mínimo francés. La “Ley Macron” supone la creación de barreras administrativas, burocráticas e inseguridades jurídicas desproporcionadas que impiden el normal funcionamiento del mercado común, impidiendo la libre circulación de bienes y servicios, más si cabe, cuando documentos vitales para hacer factible su cumplimiento por parte de las empresas extranjeras se han publicado tan sólo dos días antes de su entrada en vigor efectiva.

Asimismo denuncia ante la Comisión Europea que el procedimiento de aplicación de la Ley Macron incumple la Directiva sobre desplazamiento de los trabajadores

Como ha venido informando Fenadismer, el próximo 1 de Julio está prevista la entrada en vigor del Decreto francés 2016/418 por la que se desarrolla la Ley Macrón en materia de desplazamiento temporal de trabajadores en dicho país por parte de las empresas residenciadas fuera de Francia, siendo de aplicación en consecuencia a los conductores asalariados de empresas transportistas establecidas en cualquier país de la Unión Europea.

TOMA DE DECISIONES

Debido a las consecuencias de la aplicación de sus respectivas leyes de salario mínimo para el sector del Transporte por carretera

La Comisión Europea ha decidido emprender acciones legales contra Francia y Alemania debido a las consecuencias de la aplicación de sus respectivas leyes de salario mínimo para el sector del Transporte por carretera. Aunque apoya plenamente el principio de un salario mínimo, la Comisión considera que la aplicación sistemática de la legislación sobre el salario mínimo por Francia y Alemania para todas las operaciones de transporte que pasen por sus respectivos territorios restringe de forma desproporcionada la libre prestación de servicios y la libre circulación de mercancías.

Se une así a otras organizaciones del sector del Transporte por carretera español, en la reclamación a Francia de una moratoria a la nueva ley

La Federación Gallega de Transportes (Fegatramer), se une a otras organizaciones del sector del transporte por carretera, en la reclamación a Francia de una moratoria a la Ley Macron, que obligará, a partir de julio, a que las empresas transportistas extranjeras que operan en este país acrediten que sus conductores perciben al menos el salario mínimo interprofesional francés, establecido en 1.457,52 euros mensuales.

‘La desregularización de la industria del autobús beneficiará al consumidor con ahorros del 10% al 70%’

El buscador de viajes en tren, autobús y avión en Europa, GoEuro, señala que el sector de los autobuses en Francia podría llegar hasta los cinco millones de pasajeros en 2016 con una creación de hasta 22.000 empleos. El causante de este resultado será la Ley Macron, aprobada recientemente por el Gobierno francés.

  • 1

EUROPA

Una vez más, el gobierno francés continúa con su improvisación, con la consecuente confusión para las empresas transportistas afectadas, en relación a la aplicación de la Ley Macron sobre desplazamiento temporal de trabajadores en dicho país, que entró en vigor el pasado 1 de julio. La nueva regulación francesa establece que todas las empresas transportistas que pretendan desplazarse a dicho país para realizar transporte internacional o interior deberán llevar a bordo de los vehículos de transporte la documentación obligatoria acreditativa.

Asintra ha llegado a un acuerdo con la Sociedad de Servicios al Transporte para ofertar los servicios de representación del letrado hispano-francés Salvador Díaz.

Debido a las consecuencias de la aplicación de sus respectivas leyes de salario mínimo para el sector del Transporte por carretera

La Comisión Europea ha decidido emprender acciones legales contra Francia y Alemania debido a las consecuencias de la aplicación de sus respectivas leyes.

Pide a los Estados miembros de la UE y a la Comisión Europea apoyar este aplazamiento hasta que se establezca claridad jurídica

La IRU pide a las autoridades francesas posponer la aplicación de la Ley Macron debido a requisitos esenciales para el cumplimiento por parte de los operadores de transporte por carretera aún no están disponibles. La Comisión Europea instó a apoyar el aplazamiento hasta que la claridad jurídica esté establecida.

Las empresas deberán acreditar que sus conductores perciben al menos el salario mínimo interprofesional francés

El pasado 9 de abril el Gobierno francés aprobó el Decreto 2016/418 por el que se desarrolla la Ley Macron en materia de desplazamiento de trabajadores en dicho país por parte de las empresas residenciadas fuera de Francia, siendo de aplicación en consecuencia a los conductores asalariados de empresas transportistas de cualquier país de la Unión Europea, incluido España, que pretendan realizar transporte interior (cabotaje) en territorio galo.