Click to Open Login Modal
www.nexotrans.com

Menor consumo y contaminación con el nuevo camión-laboratorio de Renault

El proyecto Falcon busca desarrollar un camión remolque que reduzca el consumo de carburante

miércoles 12 de julio de 2017, 07:00h

Uno de los objetivos clave en el desarrollo de los camiones Renault Trucks es la reducción del consumo de carburante. No solo por aumentar de esta forma la rentabilidad de las emperezas, sino también para disminuir el impacto medioambiental de sus vehículos.

Menor consumo y contaminación con el nuevo camión-laboratorio de Renault
Ampliar

En la misma línea que los proyectos Optifuel Lab 1, Optifuel Lab 2, o más recientemente Urban Lab 2 en vehículo de distribución, Renault Trucks se encuentra inmerso en la fabricación de un nuevo vehículo completo experimental, con el objetivo de obtener una reducción del consumo del 13% en relación a un enganche estándar remolcado por un Renault Trucks T.

Renault Trucks tendrá un nuevo laboratorio sobre ruedas para testar las tecnologías que permitan continuar reduciendo el consumo de carburante

Proyecto Falcon

Renault Trucks lleva a cabo el proyecto Falcon, Flexible & Aerodynamic Truck for Low CONsumption, junto a un consorcio de socios compuesto por Faurecia, Michelin, Total, Fruehauf, Wezzoo, Benomad, Styl'Monde, Polyrim, Enogia, IFPEN, École Centrale de Lyon (LMFA) e IFSTTAR (LTE; LESCOT). Cuenta con financiación pública francesa a través del Fondo Único Interministerial (FUI.).

Con el proyecto Falcon, que finalizará en 2020, Renault Trucks tendrá un nuevo laboratorio sobre ruedas para testar las tecnologías que permitan continuar reduciendo el consumo de carburante de los conjuntos tractor-remolque. Además, podrá servir de prueba ante las exigencias de futuras normativas, especialmente las europeas, sobre las emisiones de CO2 de los camiones, las masas y dimensiones y los neumáticos.

Los avances tecnológicos tendrán como objetivo la rentabilidad de la inversión del cliente en dos años como máximo y en condiciones normales de explotación, y se espera una industrialización a medio plazo. Abarcarán la optimización de la aerodinámica del conjunto tractor y semirremolque, neumáticos de baja resistencia al rodamiento y conectados, funcionalidades predictivas de ayuda a la conducción económica y de gestión de la energía, así como la mejora de la cadena cinemática mediante una nueva generación de sistema de recuperación de calor Rankine, así como con una composición optimizada de lubricantes. Estas tecnologías se integrarán en un prototipo y se probarán en condiciones reales a partir de finales de 2018.