Click to Open Login Modal
www.nexotrans.com

DESVIO DEL TRÁFICO PESADO

Anet y Tradisna reiteran su oposición al desvío del tráfico pesado de la N121-A a la A-15

Entre las razones que esgrimen se encuentran una mayor distancia, un mayor coste y una mayor peligrosidad, así como un impacto negativo para la economía Navarra

martes 06 de febrero de 2018, 07:00h
camiones circulando por carretera
Ampliar
camiones circulando por carretera

Según fuentes de Anet y Tradisna, se viene especulando con la posibilidad de desviar obligatoriamente el tráfico pesado que circula por la N-121-A hacia la A-15, como forma de reducir el tráfico debido a la adecuación de los túneles. Ante esto, Tradisna y Anet han expuesto una serie de repercusiones negativas que tendría este desvío, tanto de índole económica para la región (menos gasto en hostelería y repostajes) como de rentabilidad para las empresas, que tendrían que dar un rodeo y pagar peajes.

La primera de estas repercusiones sería un aumento de la distancia a recorrer, ya que la nueva ruta por tierras vascas para salir a Europa, supondría un aumento de 36 km. Este aumento de distancia traerá a aparejado un incremento de los costes de una media de 44,82 Euros, según cálculos realizados por las asociaciones. Una consecuencia de este incremento de kilómetros será un aumento en el tiempo de ruta de unos 25 minutos, lo cual sumado a las limitaciones legales en el tiempo de conducción provocará que muchos transportistas no puedan llegar a sus destinos reportando nuevos costes. Además parte de la nueva ruta transcurre por peajes en Guipúzcoa, lo que sí o sí reportara unos gastos de 10,70 euros en vehículos de más de 12 toneladas, a pesar de las subvenciones de Fomento. Todos estos aumentos en los costes acabaran reduciendo la competitividad de los productos, en un Sector que ya trabaja con reducidos márgenes.

El aumento de la distancia supondrá un aumento de los costes en 44,82 Euros lo que supondrá un descenso de la competitividad.

Otro argumento a tener en cuenta es la mayor peligrosidad de la A-15 , debido al terreno con frecuentes desniveles, lo cual dificulta la conducción de vehículos pesados; así como los somete a un mayor desgaste en frenos, suspensiones o neumáticos.

Graves consecuencias para la economía de la zona

También desde Anet y Tradisna argumentan que este transvase de tráfico traería unas consecuencias malas para la zona y para la Comunidad Foral de Navarra. En primer lugar se verían afectadas las gasolineras, ya que de 2.749 vehículos pesados que transitan de media por este tramo diariamente, paran el 40% para llenar sus depósitos en estaciones cercanas a la frontera, lo que supone una media de 1.155.000 litros de combustible. El desvío de tráfico provocaría que ya no se repostara en territorio navarro, sino en Euskadi. Además de las gasolineras, también se verían afectados directamente restaurantes, hoteles y talleres mecánicos, ya que el descenso del tráfico en este tramo repercutiría negativamente en su volumen de trabajo. Todo este descenso en las ventas y en el volumen de negocio también repercutiría de manera negativa en las arcas de Navarra.

Por último señalan estas asociaciones si, ¿de verdad son los vehículos pesados los causantes de accidentes?, ya que estudios del Ministerio de Fomento señalan que estos no son solo causados por los transportistas, ni estos son los principales causantes.