www.nexotrans.com

N 1

NUEVA SENTENCIA

Pese a que en 2008 el TSJ del País Vasco declaró ilegal el peaje a camiones en la N-1 y la A-15, la Diputación Foral de Guipúzcoa ha continuado exigiendo su cobro a los más de 10.000 camiones que diariamente transitan estas vías.

PROHIBICIÓN DE CIRCULACIÓN A CAMIONES POR LA AP-1 Y N-1

El pasado 19 de diciembre, las asociaciones españolas de Transporte denunciaban que la Dirección General de Tráfico (DGT) pretendía prohibir a los camiones de más de 7,5 toneladas circular por la AP-1 y la N-1 con destino hacia el País Vasco y la frontera de Irún, todos los domingos desde el 7 de junio hasta el 13 de septiembre, además del 22 de marzo, 3 de mayo, 12 de octubre, 2 de noviembre y 8 de diciembre, “lo que se trataba de una disparate absoluto, ya que cambiar el lugar de embolsamiento de los camiones a otro con infraestructuras similares, pero más lejano a los destinos europeos, no contribuiría a la Seguridad Vial”, afirman en este caso desde la CETM.

LA DIPUTACIÓN DE GUIPÚZCOA PROMUEVE UNA NUEVA REGULACIÓN DE PEAJE

El pasado 13 de abril, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) consideró el cobro de peajes en la A-15 y N-1 disconforme a derecho por discriminatorio. A pesar de esta sentencia que, según la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), “condenaba a las Juntas Generales y a la Diputación Foral de Guipúzcoa, estas se negaron, obviando nuestras reclamaciones, a suspender cautelarmente el cobro de los peajes hasta que el Tribunal Supremo dictara una sentencia definitiva”.

LA DIPUTACIÓN DE GUIPÚZCOA PROMUEVE UNA NUEVA REGULACIÓN

La nueva propuesta pasaría por mitigar el trato discriminatorio que soportan los transportistas de larga distancia frente a los locales

El pasado mes de abril, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco declaró ilegal el peaje a camiones en la N-1 y A-15 puesto en marcha en enero por la Diputación Foral de Guipúzcoa, y que afecta a los más de 10.000 camiones que transitan por ambas vías, afectando principalmente a los transportistas de larga distancia que las utilizan como tránsito obligado hacia el resto de Europa. Así, como ya denunció Fenadismer, se han producido casos de cobros indebidos a categorías de vehículos no sujetos al pago del peaje.
  • 1

Consideran que el procedimiento de la Diputación de Guipúzcoa incumple la legalidad vigente

Recientemente, La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) denunció ante el Ararteko los presuntos abusos que padecen los transportistas por parte de Bidegi, la empresa pública que gestiona las carreteras guipuzcoanas, por el impago de los peajes en la N-I y en la A-15 en Gipuzkoa.

LA DIPUTACIÓN DE GUIPÚZCOA PROMUEVE UNA NUEVA REGULACIÓN DE PEAJE

El pasado 21 de julio se dio a conocer, a través de los medios de comunicación, el proyecto de modificación de la norma foral que regula el peaje de la N-I y de la A-15. “Después de meses de negociaciones con los responsables forales, para alcanzar algún acuerdo que minimice el impacto de este nuevo coste para los transportistas que usan continuamente estas vías, y evitar la discriminación que supone para los transportistas guipuzcoanos, nos encontramos con esta modificación que encarece los tránsitos internos, perjudicando aún más a nuestros transportistas. Pensamos, sinceramente, que siendo los principales afectados nos merecíamos una comunicación previa, pero no ha sido así”, explican desde Guitrans.

La Diputación de Guipúzcoa decidió mantener el cobro del peaje hasta que el Tribunal Supremo resuelva el recurso

Fenadismer, junto con las restantes asociaciones que componen el Comité Nacional de Transporte por Carretera, han analizado y debatido sobre las consecuencias de la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco el pasado 9 de abril por la que anula la norma foral promovida en su día por la Diputación General de Guipúzcoa y aprobada por sus Juntas Generales en la que se establecía un peaje exclusivamente dirigido a los más de 10.000 camiones que diariamente transitan tanto por la N-1 (Autovía Madrid-Irún) como por la A-15 (Autovía de Navarra a Guipúzcoa), afectando principalmente a los transportistas de larga distancia.